La salsa brava: con o sin tomate

La auténtica salsa brava es un tema que siempre conduce a debate. ¿Cuál es la manera correcta de hacerla? El conflicto surge con el uso o no del tomate, algo que por los tonos de la presentación final parece lógico que tiene que emplearse, pero no en todos los sitios es así. Os presentamos dos formas diferentes de realizar este acompañamiento típico de muchas tapas españolas.

Foto: Gastronosfera

Foto: Gastronosfera

Con tomate

En esta receta utilizan salsa de tomate, cayena, ajos y un toque de vino blanco y de comino. Se podría emplear también cebolla en caso de que la propia salsa de tomate no sea casera. Al terminar pasamos nuestra elaboración por la batidora y quedará una rica salsa brava. Obviamente hay que alejarse del ketchup y el tabasco como ingredientes para esta creación.

Sin tomate

Para una gran parte de la población, esta es la salsa brava auténtica, sobre todo en Madrid. En este caso ese tono rojizo procede del pimentón que utilizaremos, y para nada usaremos ningún tipo de producto relacionado con el tomate. Para esta receta realizaremos un pochado de cebolla al que añadiremos ajos picados y un poco de harina. Después añadiremos pimentón dulce y pimentón picante, según nuestro gusto y nuestra capacidad para soportar la comida “fuerte”. Se puede optar en este sentido por un poco de cayena. Posteriormente añadiremos agua y pasaremos por la batidora antes de dejar que se reduzca y se espese la salsa.

Ambas opciones son realmente sabrosas, y son un acompañamiento ideal no sólo para las patatas, sino también para las carnes, las verduras y prácticamente cualquier guarnición. Aporta alegría al plato y es muy apreciada en los bares y restaurantes por las posibilidades que ofrece. ¿Y vosotros cuál de las dos preferís?

Ideas románticas para dos

Tras la fecha invernal de San Valentín, se acerca el verano y muchas parejas planean momentos distendidos en concepto de velada perfecta. ¿Qué comer cuando quedas con tu pareja? ¿Con qué ‘endulzar’ a tu chic@ en esta época estival?

Para idear un día o una noche veraniega con tu pareja, lo primero de todo es elegir el lugar estratégico e inolvidable para los dos. Y ¡qué mejor que huir del calor sofocante de las grandes ciudades!

No hace falta tener mucho dinero para poder sorprender a tu pareja y dejarle un paladar exquisito. Por ello, ya depende de preferencias, cada pareja elige un destino o una mesa romántica para disfrutar de una apetecible cita. Lugar de ensueño en verano, podría ser una casa rural en la Sierra de Guadarrama o en la Sierra de Gredos. Pero, ¿y qué comemos allí?

En las casas rurales, afortunadamente, te permiten la oportunidad de cocinar en ellas, sin necesidad de usar sus salones-comedor. Así pues, sólo queda salir a la calle de la localidad elegida y hacer una compra muy particular. Entre otras, estas podrían ser las ideas románticas para dos:

  1. Pollo a la crema con patatas Noisette.

Por ejemplo, en primer lugar, un producto alimenticio no muy caro y gustoso por la mayoría de las personas es el pollo. Ahora, ¿cómo combinamos el pollo en una cena romántica ideal? Una de las propuestas sería pollo a la crema con papas noisette.

Para cocinar esta modalidad de pollo, lo primero que hay que hacer es dorar dos pechugas de pollo junto a la cebolla, añadiendo una pequeña cantidad de orégano, sal y pimienta. Al mismo tiempo, es preciso ir asando las patatas.

Cuando esté todo listo, en una olla introducir todos los ingredientes ya cocinados rociando dos cucharadas de aceite de oliva para, a continuación, agregar la crema en sí-la crema estará guisada con crema de leche, mantequilla, maicena y caldo de puerro-.

Por último, se calienta todo, y el plato ya estará listo para comer.

DSC09052

 

Consejo: Si la salsa os queda muy líquida y lo preferís más espeso, es conveniente sumarle un poco de agua caliente y más maicena, revolviéndolo en la cacerola alrededor de unos cinco minutos.

  1. Empanadas árabes

Ya son muchas las personas, y en cierta medida jóvenes, que optan por cocinar en ciertas ocasiones este tipo de alimento. Se suelen conocer también con el nombre de fatay.

En primera instancia, ¿qué necesitamos para realizar este tipo de receta argentina?

Habría que comprar, pues, medio kilo de carne picada y que por recomendación, no contenga demasiada grasa. Después, es necesario tener cebolla, tomate, dos limones, ajo molido si gusta a los comensales enamorados y, por último moldes para empanar, que normalmente, ya los venden prefabricados.

Normalmente este tipo de plato es fácil y simple de hacer e incluso rápido. En este sentido, podríamos considerarlo como un plato complementario a esa escapada rural de la pareja.

En segundo lugar, ¿cómo se cocina? ¿qué pasos hay que seguir para que surja un plato apetecible y delicioso?

Necesitamos, pues, un bol para colocar la carne picada, la cebolla triturada en trozos muy pequeños y el tomate. A continuación, ya cuestión de gustos, se debe condimentar con el jugo de limón exprimido. Estando todo unido en el recipiente, lo dejamos reposar durante un tiempo para poder cocinar la carne picada condimentada.

Posteriormente, hay que rellenar los moldes para empanar con todo el relleno realizado antes e intentar que esos moldes cojan forma de triángulo debido a que es la forma típica de las fatay.

descarga empanadas arabes

En última instancia, meter el resultado formado en el horno con potencia bastante elevada hasta que quede muy dorado.

Consejo: Se suelen servir con el resto de rodajas de limón que no se hayan usado durante el cocinado para que el comensal lo aliñe a su gusto.