Spaguetti aglio, olio e peperoncino

Todo el mundo se ha sentido en alguna ocasión abrumado por la necesidad de comer algo, pero con muy pocas energías para aguantar todo el proceso de elaboración del plato, deseando poder chasquear los dedos y tener un plato de comida rico delante. En otras muchas ocasiones lo que nos faltan no son ganas ni energías, sino ingredientes, algo que en función del día y de la hora puede ser un problema.

Resultado de imagen de pasta aglio, olio peperoncino

Para esas ocasiones hoy damos una receta de pasta muy típica de la parte norte de Italia, especialmente para la gente joven cuando llega a casa y no dispone de mucho tiempo para preparar algo, aunque por supuesto es una receta apreciada por gente de todas las edades.

Los ingredientes que lleva son pocos y bastante habituales, siendo necesario para la elaboración para dos personas:

  • Espaguetis: Unos 100 gramos por persona
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Aceite extravirgen de oliva
  • Guindilla, unos 5 gramos, aunque depende del gusto
  • Perejil

Se trata de un plato cuya preparación es verdaderamente sencilla, de ahí su éxito.
En primer lugar se debe cocer la pasta en agua salada con atención a que no se pase, hay que intentar que quede “al dente”.
Mientras el agua hierve y se cuece la pasta, se sofríe ligeramente en una sartén la guindilla (peperoncino) que previamente hemos cortado en tiras muy finas y le hemos quitado las semillas, que son amargas y muy picantes.

Cuando los espaguetis estén listos, colarlos y echarlos a la sartén en la que está el aceite y la guindilla sofrita. Se mezcla todo junto con el perejil muy picado y ya tenemos un plato rapidísimo y muy rico que seguro te salvará en más de una ocasión.