Galletas de chocolate

Uno de los placeres más atractivos de la cocina es el chocolate. Ya sea puro, con leche o blanco, nos ayuda a conquistar a los paladares más exigentes y además permite que juguemos con él tanto en platos principales como en postres y en bollería o repostería. Por eso hemos pensado esta deliciosa receta de galletas de chocolate. Son ideales para un buen desayuno con el que arrancar el día pero también nos apetecen después de un café o para acompañar nuestra merienda más dulce.

Las galletas, además, nos aguantarán semanas en la despensa, si es que nuestros hijos lo permiten o nuestra propia mente golosa, al saber que las guardamos ahí. Eso sí, y teniendo en cuenta lo fácil de preparar que resultan, podemos continuar cocinándolas una y otra vez. Tan sólo requerimos unos ingredientes muy básicos y un horno potente. El resultado es exquisito.

Ingredientes:

  • 1 taza de harina;
  • 150 gramos de azúcar;
  • 150 gramos de mantequilla;
  • 1 huevo;
  • 60 gramos de pasas;
  • 1 cucharada de levadura;
  • 100 gramos de chocolate.

Preparación:

En primer lugar, introducimos en un bol la harina, la levadura y las pasas, que previamente habremos picado. Añadimos también la mantequilla, el azúcar y el huevo que ya habremos batido y mezclamos. Tenemos que mezclarlo muy bien hasta que no quede un sólo grumo en nuestra pasta para las galletitas. Cuando lo tengamos hecho, dejamos reposar la masa, tapándola, en el frigorífico, durante una hora aproximadamente.

Una vez pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera y formamos con ella un cilindro, que tendremos que cortar en discos no muy gruesos. Cuando los tengamos, los colocamos, separaditos, en una bandeja de horno engrasada, que mantendremos a temperatura media dentro del horno hasta que veamos que están doradas y en su punto.

De paso que estamos esperando al horno, podemos ir fundiendo en una cazuela el chocolate (lo podemos utilizar blanco, con leche o puro, dependiendo de nuestro gusto) al baño María. Cuando lo tengamos bien líquido, sumergimos  las galletas, sin que lleguen a deshacerse, y dejamos enfriar nuevamente hasta que estén listas para comérnoslas y no se deshagan. ¡Buen provecho!

fuente: wikimedia

fuente: wikimedia