5 mitos sobre la lactosa

Cada vez es más común ver, entre las estanterías de los supermercados, productos ‘sin lactosa’. ¿Es que cada vez hay más intolerantes? No, pero últimamente parecen haberse generalizado ciertos mitos sobre el conocido como “azúcar de la leche”. Desde que engorda, es mala para la salud o que sólo puede ser digerida por niños…aquí van cinco mitos de la lactosa a los que no debes hacer caso.

leche

1. Todos los adultos digerimos mal la lactosa

Falso. Es cierto que los humanos perdemos niveles de lactasa –la enzima encargada de asimilar en nuestro organismo la lactosa– tras el periodo de lactancia y a medida que crecemos, pero mientras conservemos alrededor del 50% de esas enzimas, nuestro cuerpo podrá asimilar la lactosa. Sólo los adultos que pierden casi la totalidad de las enzimas de lactasa son intolerantes a la lactosa y, según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), conforman un 20–40% de la población española.

2. Eliminar la lactosa = Eliminar los lácteos

No. Quitar la lactosa de tu dieta no quiere decir dejar de consumir leche, yogures o queso…Existen infinidad de alternativas en el mercado de productos lácteos sin lactosa (batidos, leche, chocolate, mantequilla…), además de productos alternativos como leches derivadas de plantas como la de soja, almendras, avena, arroz. Los lácteos son una de las principales fuentes de calcio, y es posible no consumir lactosa sin renunciar a ellos.

3. Alergia a la proteína de la leche es lo mismo que Intolerancia a la lactosa

A pesar de estar ambas vinculadas a la leche, son dos dolencias distintas. La alergia a la proteína de la leche afecta a niños durante los primeros años de vida y, excepcionalmente, a adultos. La intolerancia, en cambio, aqueja principalmente a adultos. Además, los síntomas de la intolerancia son meramente digestivos, mientras que los de la alergia son más variados, al afectar al sistema inmunológico (cutáneos, respiratorios…).

4. La dieta sin lactosa es monótona

No tiene por qué. Puede que sea más difícil encontrar los ingredientes necesarios (aunque, como hemos dicho, cada vez más supermercados apuestan por este tipo de productos), pero los platos que se pueden cocinar libres de lactosa pueden ser tan variados como se quiera. Como ejemplo, este catálogo de recetas de la Asociación de intolerantes a la lactosa de España (ADILAC).

5. Los productos sin lactosa engordan menos

Se suelen asociar los productos o dietas sin lactosa a dietas saludables y dietéticas, pero lo cierto es que no tiene por qué ser así. Los valores de grasa y calorías permanecen similares entre productos con y sin lactosa, por lo que estos últimos no son mejores ni peores en caso de querer adelgazar.

¿Están de moda las dietas sin gluten?

Las dietas sin gluten hasta ahora eran únicamente llevadas a cabo por las personas celíacas como forma de alimentación clave para disminuir, es decir, excluyendo aquellos alimentos que contienen gluten. Es un peligro las dietas de celiacos solo las tienen que hacer celiacos.

12340195495_ebe776dc81_zDesde hace unos meses las dietas gluten free se han puesto de moda en en los Estados Unidos y su puesta en práctica se está extendiendo por medio mundo gracias a la labor de las celebrities.

Jennifer Aniston, Rachel Weisz, Victoria Beckham, Kim Kardashian o Gwyneth Paltrow son algunas de las famosas que, sin ser celíacas, han decidido hacer de esta dieta su hábito alimenticio. Un forma de vida. Una vida de comida sin gluten.

¿Por qué seguir una dieta sin gluten los famosos?

Muchas de las famosas que, sin sufrir ninguna patología, han decidido quitar el gluten de sus vidas aseguran que, desde que lo han hecho, se sienten mucho mejor físicamente y mentalmente. Todo tipo de productos con gluten les parecen que engordan menos.

Miley Cyrus, que sí asegura ser celíaca, ha animado a todo el mundo a seguir este tipo de dietas ya que los cambios se notan aunque se lleve a cabo durante una única semana. Sin embargo, a pesar de las afirmaciones de la actriz, muchos aseguran que lo único visible en Miley es su casi alarmante pérdida de peso.

María Valverde y Patricia Conde son dos celebritas españolas que siguen esta dieta dado que ambas son celíacas. Aseguran que descubrir su enfermedad ha supuesto un paso muy importante en sus vidas ya que no sufren las molestias estomacales que antes padecían. Han ido a un médico y les han aconsejado una buena dieta.

Seguir o no seguir una dieta gluten free

Los expertos aseguran que una dieta sin gluten no aporta ningún beneficio a una persona sana, que no es celíaca. Este tipo de dietas actúan como placebos ya que no existe ninguna evidencia sobre los beneficios que puede tener una dieta gluten free en una persona sin celiaquía, ni intolerancia. Por lo tanto, este tipo de dietas que restringen alimentos lo único que harán en personas sanas será poner en peligro su salud. No se puede seguir esta dieta si no están mal.

Si eres celíaca…

Si padeces esta enfermedad entonces sí debes llevar a cabo una dieta sin gluten. Pero antes, acude a un médico que haga el diagnóstico y te confirme que así es, mediante un análisis ya que últimamente se está extendiendo la creencia de la celiaquía en otras molestias o enfermedades relacionadas con el estómago y el diagnóstico finalmente es negativo. Pueden ser otro tipo de problemas.

En el caso de que seas celíaca, tendrás una intolerancia de origen genético y hereditario a la glicoproteína gluten que se encuentra en la semilla de muchos cereales combinados con almidón, por eso deberás seguir una alimentación determinada. Ten cuidado y si sospechas hazte las pruebas.

Una dieta sin gluten debe tener varias bases:

La dieta sin gluten debe basarse, fundamentalmente, en alimentos naturales y frescos que no contienen gluten como la leche, las carnes, los pescados, los huevos, frutas, verduras, legumbres y cereales, aunque estos últimos han de ser aquellos que no contengan gluten como el maíz o el arroz. Con estos alimentos tu dieta será perfectamente sana y equilibrada. Te sentirás mejor.

Los alimentos prohibidos en tu dieta serán aquellos que contengan trigo, cebada, centeno y avena. Otros como los ya previamente cocinados o manufacturados deberán pasar por un filtro ya que algunos pueden llevar ingredientes que no sean aptos para ti. Ten cuidado y hazte análisis de prueba. No tienen por qué ser celiaco.