¿Por qué comemos hamburguesas?

La documentación más antigua sobre la hamburguesa data del imperio romano, en el libro De re coquinaria, (en español, asuntos de cocina). En esta obra se halla la descripción de cómo se preparaba la isicia omentata, que se trata, ni más ni menos, de lo que hoy se conoce como hamburguesa.

En el viejo continente había, ya desde mucho antes de la invención de la hamburguesa en Estados Unidos, platos que se parecían culinariamente a ella. Los mogoles, por ejemplo, a lo largo del siglo XII, se cree que ponían unos trozos de carne fileteados debajo de las sillas de montar para que se desmenuzaran y se cocinaran con el calor del animal, convirtiéndose en una especie de hamburguesa.

Otro plato parecido es el filete tártaro, hecho de carne picada de ternera cruda, originalmente era de carne de caballo picada que los mongoles llevaron a Rusia. Hay algunos parecidos entre el filete tártaro, el Labskaus y el Mett. Otra referencia documental es la “salchicha de Hamburgo”, elaborada con carne picada y diversas especias. Cabe destacar, que existe una gran variedad de platos europeos tradicionales que se realizan a base de carne picada, como el pljeskavica serbio, el pastel de carne, las albóndigas, los kofta árabes, etc.

Origen Hamburgesa

Será hasta finales del siglo XIX cuando se creará el plato que más se parece a la hamburguesa actual. Fue en Nueva York, con la creación de un plato llamado Hamburg steak, un filete de ternera picada salado o ahumado, servido crudo con cebollas y algunas migas de pan. Se cree que este plato fue llevado por inmigrantes alemanes a Estados Unidos. El origen de la hamburguesa actual se ha situado en el periodo de entre 1885 a 1904, y se trata de un hamburg steak entre dos rodajas de pan.

 Gracias a los muchos servicios de comida a domicilio que podemos encontrar, como resto in, hoy en día es muy fácil pedir una hamburguesa para degustarla tranquilamente en tu hogar, sin que nadie te moleste. Disfruta!

Rollitos de Berenjena y ricotta

En este caso os voy a dar una receta fácil, sencilla y fresquita para los meses de calor con la que vais a quedar estupendamente con los invitados, os voy a dar en este caso los ingredientes para 4 raciones y vosotros lo multiplicáis dependiendo de las personas que seáis comiendo.

Ingredientes para 4 raciones:

  •  1 berenjena
  •  250 gr de ricotta
  •  10 gr de tomates secos
  •  4 hojas de albahaca
  •  Aceite de oliva
  •  Sal
  •  Pimienta negra molida

Preparación

Compra una berenjena grande para que no se te queden los rollitos pequeños, una vez tenéis la berenjena y córtala en láminas longitudinales, con un grosor de unos 5 milímetros.

Un truco para que no amarguen es que una vez cortadas, extiéndelas en un plato, sálalas y delas que se escurran durante media hora, te quedaran mejor y más ricas.

Calienta la plancha  con una gota de aceita y pon las berenjenas en ella.

Mientras se hacen las láminas de berenjenas, trocea los tomates secos y pica la albahaca a trozos pequeños.

Mezcla con el ricotta los tomates secos, la albahaca y rocíale un poco de pimienta molida.

Reparte una cucharada de ricotta en cada lámina de berenjena extendida y enróllala sobre sí misma.

Si no vas a servir inmediatamente, conservarlas en la nevera y las sacas 10 minutos antes de comer.

rollitos de berenjenas y ricotta - ok