La receta de la discordia: tortilla de patata

La receta de hoy puede generar polémica. Y es que, si hay poco más de 47 millones de españoles, es muy probable que haya 47 millones de opiniones acerca de la perfecta tortilla de patata. Bueno, hemos exagerado un poco, pero la receta de hoy es susceptible de muchas adaptaciones. La receta de hoy es para aquellos a los que les gusta poco hecha y sin cebolla. Muchos dirán que una tortilla de patatas sin cebolla es como un jardín sin flores y, aunque no tenemos nada en contra de la cebolla (es más, nos encanta), nos gusta que la tortilla de patata sepa a patata, sin el toque dulzón que da la cebolla.

Tortilla de patata sin cebolla

Algo parecido pasa con la paella valenciana, pero lo bueno es que la adaptación es tremendamente sencilla: basta con cortar las patatas más  gruesas, machacarlas, añadir cebolla, dejarla más tiempo al fuego… Prueba y, si no te convence, dale tu toque personal.

Ingredientes (para 4-6 personas):

  • 8 huevos
  • 1 kg de patatas (se dice que las Kennebec son las mejores para esta receta)
  • 200 ml de aceite de oliva (si es virgen extra, mucho mejor)
  • sal

Elaboración:

Pelamos las patatas, las lavamos para quitar los restos de suciedad, las secamos y las cortamos en láminas finas. Ponemos una sartén grande en el fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Añadimos las patatas (ya saladas) y las dejamos cocinar a fuego bajo durante unos 20 minutos.

Mientras se fríen las patatas, batimos los huevos en un bol grande (luego vamos a añadir las patatas, por lo que debe caber todo).

Sacamos las patatas de la sartén con ayuda de una espumadera, para que lleven la menor cantidad de aceite posible. Las ponemos en el bol con el huevo batido y dejamos reposar la mezcla durante 15 minutos.

Retiramos una buena parte del aceite de la sartén, añadimos la mezcla y la dejamos unos 8 minutos a fuego medio-alto. Le damos la vuelta (con un plato llano grande, una tapadera, etc.), la dejamos otros 8 minutos y lista para servir.

Cada maestrillo tiene su librillo y esta es una entre muchas para iniciarse en el arte de la tortilla de patata (también conocida como tortilla española). ¿Cómo será la tuya? Líquida, cuajada, con la patata triturada, en rodajas finas, gruesas, con cebolla, con chorizo, con calabacín, con guisantes, fría y con mayonesa (al estilo de Simone Ortega), rellena, con jamón york y queso… ¡Cuéntanos tu secreto!

Si te apetece conocer más cosas sobre este popular manjar, pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>