El encanto de la cocina en Otoño

El otoño es una estación de contrastes, melancolía y transición. Puede que el clima y las hojas secas condicionen nuestro estado de ánimo y no queramos más que estar en casa. Pero nadie dijo que será aburrido, siempre hay algo divertido y sabroso que hacer en la cocina.

Como cada época, esta trae sus encantos para disfrutar dentro y fuera del hogar. La mejor manera es incursionar en la comida típica de la estación. Es un tiempo ideal para guisos, cremas, sopas, mermeladas caseras, los primeros cocidos y la fiesta de la castaña.

Entre los vegetales propios de esta estación, destacan los hongos, acelga, alcachofa, coles y endibias. Entre los productos, se imponen el jabalí, liebre, faisán, cabra montés, conejo de monte y otros.

También se le conoce como la estación de los mariscos y los frutos secos, trayendo consigo corvina, chicharro, dorado, berberecho, buey de mar entre otros. Y almendras, pistachos, pipas y piñones.

Para la elaboración de postres reinarán la manzana, chirimoya, membrillo, pasas y nueces . En este post te compartiré solo una de la gran gama de recetas que el otoño trae para disfrutar en casa, bien sea con familiares, amigos o simplemente disfrutando del clima y una buena programación de televisión.

Muslitos de pollo con membrillo (Liliana Fuchs)

Muslitos de pollo

Fuente: demi

Ingredientes para dos personas

  • 4-6 muslitos de pollo, con la piel
  • Tomillo, 1 diente de ajo, una rama de canela, 5 gramos de pimienta negra
  • 4-6 Chalotas
  • 1 cucharita de cúrcuma, una pizca de azafrán, una hoja de laurel
  • ½ vaso de vino oloroso
  • 3 membrillos pequeños
  • 1 limón, una cucharada de miel, caldo o agua
  • Caldo o agua, pimienta negra, vinagre extra, sal y aceite de oliva

Preparación

Salpinemtar los mulitos de pollo y aderezarlos con un poco de tomillo. Cortar las chalotas por la mitad y picar el diente de ajo. Lavar y cortar en cuartos los membrillos. Calentar un poco de aceite en una cazuela y añadir la canela, la pimienta y la pizca de cúrcuma. Dejar que liberen sus aromas.

Echar las chalotas y dorar a fuego medio-bajo, durante unos minutos, hasta que empiecen a oscurecerse. Agregar el diente de ajo y cocinar un minuto más. Incorporar el pollo y la hoja de laurel, dejando que se dore bien. Añadir el azafrán y el vino y dejar que evapore el alcohol.

Mientras tanto, poner a cocer los membrillos en agua salada, con un buen chorro de zumo de limón. Pasados 10-15 minutos, cuando estén tiernos, escurrir el agua y mezclar con la miel,en el mismo cazo. Incorporarlos al pollo, retirar la canela y el laurel, cubrir con caldo o agua y dejar cocer a fuego suave durante unos 40-50 minutos, hasta que la salsa esté espesa y la carne muy tierna.

Degustación

Este plato se puede servir con arroz, cuscús mijo o pasta corta. También se le puede agregar pan y si desea enriquecer la salsa, le puede poner frutos secos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>