3 apps de cocina gratuitas para android

Cocinar, o hacerlo bien y de forma variada, requiere su tiempo. Los habrá encantados de buscar recetas, innovar, probar mezclas nuevas…Pero, siendo realistas, a la mayoría no nos suele apetecer. Si, no obstante, ya te has dicho que ha llegado la hora de empezar a cocinar mejor, de no hacer cada semana las mismas recetas (que tu paladar está ya aburrido), de probar nuevos platos para impresionarte a ti mismo y a los que te rodean, has dado con el post indicado. Y es que os traemos unas cuantas aplicaciones para android con las que cocinar será coser y cantar. ¡Y todas gratuitas! Para que no pongas excusas.

1. Canal Cocina

Con esta aplicación puedes subir recetas, ver las publicadas en la app, descargarte las que tú quieras…

La aplicación incluye diversas categorías para filtrar la búsqueda de las recetas que queremos probar. Desde cocina light para los que quieran cuidar la línea, hasta cocina de autor para los que quieran innovar con nuevos sabores y recetas atrevidas.

2. ¿Qué cocino hoy?

Esta aplicación ofrece un gran catálogo de recetas. Permite buscar por plato que quieres hacer, o algún ingrediente que tienes, en caso de que tengas una serie de ingredientes en la nevera que, a priori, no parece que puedan producir nada bueno. También permite buscar por grupos de recetas como pescados, pasta, verduras…Pero, además, permite filtrar la búsqueda por tiempo que quieres emplear o dificultad de la receta. Y, importante, introduce una novedad que la diferencia de otras aplicaciones de este campo: funciona off-line. Es decir, sin conexión a internet.

3. Recetas gratis

Al igual que otras, esta aplicación permite también filtrar la búsqueda de recetas por tiempo que queremos dedicar a su elaboración, coste de los ingredientes y dificultad de la receta, para que desde aspirantes a chef profesional hasta neófitos que apenas saben freír un huevo encuentren lo que buscan. Otros filtros que ofrece entre su amplio catálogo de más de 30.000 recetas es buscar platos sin gluten, sin lactosa, vegetarianas o veganas, de determinados países, picantes…¿Que quieres cocinar a tus amigos un plato vietnamita de picante nivel “me vais a odiar, pero y lo que me voy a reír”? Seguro que hay una receta para ti.

Imagen de LexnGer

5 mitos sobre la lactosa

Cada vez es más común ver, entre las estanterías de los supermercados, productos ‘sin lactosa’. ¿Es que cada vez hay más intolerantes? No, pero últimamente parecen haberse generalizado ciertos mitos sobre el conocido como “azúcar de la leche”. Desde que engorda, es mala para la salud o que sólo puede ser digerida por niños…aquí van cinco mitos de la lactosa a los que no debes hacer caso.

leche

1. Todos los adultos digerimos mal la lactosa

Falso. Es cierto que los humanos perdemos niveles de lactasa –la enzima encargada de asimilar en nuestro organismo la lactosa– tras el periodo de lactancia y a medida que crecemos, pero mientras conservemos alrededor del 50% de esas enzimas, nuestro cuerpo podrá asimilar la lactosa. Sólo los adultos que pierden casi la totalidad de las enzimas de lactasa son intolerantes a la lactosa y, según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), conforman un 20–40% de la población española.

2. Eliminar la lactosa = Eliminar los lácteos

No. Quitar la lactosa de tu dieta no quiere decir dejar de consumir leche, yogures o queso…Existen infinidad de alternativas en el mercado de productos lácteos sin lactosa (batidos, leche, chocolate, mantequilla…), además de productos alternativos como leches derivadas de plantas como la de soja, almendras, avena, arroz. Los lácteos son una de las principales fuentes de calcio, y es posible no consumir lactosa sin renunciar a ellos.

3. Alergia a la proteína de la leche es lo mismo que Intolerancia a la lactosa

A pesar de estar ambas vinculadas a la leche, son dos dolencias distintas. La alergia a la proteína de la leche afecta a niños durante los primeros años de vida y, excepcionalmente, a adultos. La intolerancia, en cambio, aqueja principalmente a adultos. Además, los síntomas de la intolerancia son meramente digestivos, mientras que los de la alergia son más variados, al afectar al sistema inmunológico (cutáneos, respiratorios…).

4. La dieta sin lactosa es monótona

No tiene por qué. Puede que sea más difícil encontrar los ingredientes necesarios (aunque, como hemos dicho, cada vez más supermercados apuestan por este tipo de productos), pero los platos que se pueden cocinar libres de lactosa pueden ser tan variados como se quiera. Como ejemplo, este catálogo de recetas de la Asociación de intolerantes a la lactosa de España (ADILAC).

5. Los productos sin lactosa engordan menos

Se suelen asociar los productos o dietas sin lactosa a dietas saludables y dietéticas, pero lo cierto es que no tiene por qué ser así. Los valores de grasa y calorías permanecen similares entre productos con y sin lactosa, por lo que estos últimos no son mejores ni peores en caso de querer adelgazar.