Variedad de naranjas frescas de temporada

naranja

¿Sabías que cada variedad de naranjas tiene su temporada?

Esto es algo que conocen a la perfección en Naranjasflorazar.com. Sus terrenos han visto pasar varias generaciones al cuidado y recolección de una fruta que se caracteriza por su alto contenido en vitaminas y su buen sabor, aplicable a muchísimos platos en diferentes formatos: en ensaladas, salsa para carnes, mermeladas, zumos…

Algo que tienen en común todas sus variedades es su gran calidad y sabor, pero si queremos disfrutar de este producto fresco, hay que tener en cuenta las diferentes épocas de recolecta de cada variedad para su consumo.

Las naranjas Navelinas son la primera variedad en ser trabajada cada año, ya que se cultiva en noviembre y se recolecta a finales del mes de enero. Esta fruta se caracteriza por su tamaño, entre medio y grande, con una forma generalmente redonda o ligeramente ovalada. Su piel es fina y de un color naranja intenso; gracias a su carencia de semillas y a su sabor muy dulce constituye una fruta deliciosa tanto para hacer zumo como para comer.

Por su parte, la variedad Navel-Lane-Late madura de febrero a abril, así que no se recolecta hasta inicios del mes de mayo. Comparte algunas de las características de la variedad navelina, como su carencia de semillas y lo fina que es su corteza, además de su color intenso. Sin embargo, esta variedad tiene aún más éxito que la anterior porque es sumamente dulce; comerla o beberse un zumo de las Navel-Lane-Late resulta una delicia.

naranjas1

La variedad más tardía es la Valencia Late: normalmente se recolecta en mayo y junio, aunque en algunas temporadas llega a recogerse hasta en julio. Se distingue principalmente de las otras dos por tener un ligero punto de acidez que la aleja de la dulzura de las variedades de invierno y primavera. Normalmente se recomienda para su uso en zumo o salsas, porque su piel es más gruesa y sus gajos, algo más fibrosos, suelen contener semillas; aun así, también está rica degustada a rodajas.

 

Tampoco hay que olvidar las naranjas seleccionadas, que corresponden a la variedad que se encuentre en temporada y que son piezas seleccionadas con mucho cuidado para que resulten perfectas. Estas frutas se pueden emplear como postre, en ensaladas o como decoración de mesa, ya que son frutas escogidas con mucho mimo, algo que denota su aspecto y sabor.

Todas las variedades obtienen su punto de maduración óptimo en el árbol, momento en que son recogidas y enviadas para que el cliente las reciba antes de 24 horas tras su recolección. De esta manera se aseguran de que la fruta llegue con todas las cualidades y la frescura a tu hogar, para que disfrutes al máximo de este alimento rico en vitamina C y con fantásticas propiedades para tu cuerpo y tu salud.

La Alacena del Mesonero online

El gusto por los productos gourmet que potencian lo mejor de nuestra gastronomía es algo muy extendido, y más teniendo en cuenta la riqueza gastronómica de las diferentes regiones de nuestro país. En La Alacena del Mesonero llevan ya desde 2001 dedicándose al sector alimentario y ofreciendo los mejores productos de la tierra, siempre desde la base de la artesanía y de la excelencia en calidad. En su página web, almeson.com, descubrimos su variedad gourmet, donde todos los paladares con ganas de degustar los mejores productos de la geografía española no se verán decepcionados.almeson

 

Tanto los ingredientes como los productos que podemos encontrar en esta tienda están elaborados siguiendo altos estándares de calidad, para poder disfrutar de ellos en todo su esplendor. La gama incluye alimentos que son representativos de diversas regiones: podemos encontrar desde jugosos jamones salmantinos hasta quesos manchegos pasando por la charcutería extremeña. Todo un abanico de sabores, texturas y aromas que harán las delicias de los amantes de la buena gastronomía, que sin duda disfrutarán especialmente de la entrega a domicilio que facilita la web.

La gastronomía española es popular en el mundo entero, y en almeson.com encontrarás una buena muestra de ello. Su proceso de selección y elaboración de los productos garantiza la autenticidad y la pureza de piezas gourmet que llegan directamente a tu mesa para que sólo tengas que preocuparte por degustarlas. Navegando por su web podrás descubrir los diferentes productos y las variedades a tu alcance; si eres amante de los quesos te encantará su completa selección artesana, donde incluso podrás optar por sus degustaciones para probar varios tipos. Tampoco se quedan atrás con sus jamones, ibéricos y serranos, en varios formatos para que puedas disfrutarlos a tu ritmo.

quesos

Por su parte, los diferentes tipos de conservas de La Alacena del Mesonero te acercarán tanto a las tierras del norte como a las andaluzas: aceitunas, espárragos o el célebre bonito del Norte son sólo algunas de las especialidades que podrás encontrar. Eso sin olvidar las naranjas, recogidas en su punto para que te deleites con su sabor ya sea en fruta o zumo; o el imprescindible aceite de oliva virgen, una de las marcas de la gastronomía del país y esencial para dar el toque de distinción a nuestros platos y recetas.

Si quieres descubrir cómo sabe lo mejor de la gastronomía de la región, tan sólo tienes que visitar almeson.com y deleitarte con todo lo que tiene para ofrecerte. Tus pedidos se enviarán con la mayor celeridad y en las mejores condiciones de transporte para que el producto llegue a tu casa listo para ser degustado.

¡Disfruta de la artesanía gourmet con La Alacena del Mesonero online!

6 películas que ponen de manifiesto la magia de la cocina

La gastronomía es un mundo muy amplio, que mezcla diferentes culturas y sabores, dando como resultado exquisitos platos que sin duda alguna despiertan mucho más que el sentido del gusto.

Hay películas que conjugan a la perfección drama, comedia, romance y las más excitantes escenas de cocina. En este artículo comparto 6 películas que indiscutiblemente deben ver los amantes de la cocina.

Chef

Sigue leyendo

El encanto de la cocina en Otoño

El otoño es una estación de contrastes, melancolía y transición. Puede que el clima y las hojas secas condicionen nuestro estado de ánimo y no queramos más que estar en casa. Pero nadie dijo que será aburrido, siempre hay algo divertido y sabroso que hacer en la cocina.

Como cada época, esta trae sus encantos para disfrutar dentro y fuera del hogar. La mejor manera es incursionar en la comida típica de la estación. Es un tiempo ideal para guisos, cremas, sopas, mermeladas caseras, los primeros cocidos y la fiesta de la castaña.

Sigue leyendo

Spaguetti aglio, olio e peperoncino

Todo el mundo se ha sentido en alguna ocasión abrumado por la necesidad de comer algo, pero con muy pocas energías para aguantar todo el proceso de elaboración del plato, deseando poder chasquear los dedos y tener un plato de comida rico delante. En otras muchas ocasiones lo que nos faltan no son ganas ni energías, sino ingredientes, algo que en función del día y de la hora puede ser un problema.

Resultado de imagen de pasta aglio, olio peperoncino

Para esas ocasiones hoy damos una receta de pasta muy típica de la parte norte de Italia, especialmente para la gente joven cuando llega a casa y no dispone de mucho tiempo para preparar algo, aunque por supuesto es una receta apreciada por gente de todas las edades.

Los ingredientes que lleva son pocos y bastante habituales, siendo necesario para la elaboración para dos personas:

  • Espaguetis: Unos 100 gramos por persona
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Aceite extravirgen de oliva
  • Guindilla, unos 5 gramos, aunque depende del gusto
  • Perejil

Se trata de un plato cuya preparación es verdaderamente sencilla, de ahí su éxito.
En primer lugar se debe cocer la pasta en agua salada con atención a que no se pase, hay que intentar que quede “al dente”.
Mientras el agua hierve y se cuece la pasta, se sofríe ligeramente en una sartén la guindilla (peperoncino) que previamente hemos cortado en tiras muy finas y le hemos quitado las semillas, que son amargas y muy picantes.

Cuando los espaguetis estén listos, colarlos y echarlos a la sartén en la que está el aceite y la guindilla sofrita. Se mezcla todo junto con el perejil muy picado y ya tenemos un plato rapidísimo y muy rico que seguro te salvará en más de una ocasión.

Bacon & Cheese Fries

Si has ido al Foster Hollywood seguro que las has probado y si no es así, deberías hacerlo. Las Bacon Cheese Fries son uno de los platos estrella de esta cadena de restaurantes y con razón.

Pero la realidad es que su preparación es extremadamente fácil. Una receta con la que conseguirás que el resultado sea idéntico, como si las estuvieses comiendo allí a un precio mucho más barato, además.

Lo más difícil que puede llegar a tener este plato es la elaboración de la salsa ranchera, pero no os preocupéis, también os damos su receta.

Ingredientes:

Aceite y sal.

 Patatas, puedes ser cortadas propias para freir o patatas congeladas tipo McCain.

Bacon, cortado en daditos o tiras. Ponle la cantidad que más te guste, aunque se recomienda en la parte superior.

Queso rallado. Se recomiendo el de cuatro quesos, pero puedes rallarlo tu mismo.

Salsa ranchera. Ya sea hecha, como la de la marca Ken’s Ranch Steak House que  es la más parecida, o casera. Para realizar la casera necesitas:

  1. 200 ml de nata líquida.
  2. Exprimir medio limón.
  3. Una cucharita de ajo en polvo.
  4. Una cucharita de cebolla en polvo.
  5. Dos cucharadas soperas de mayonesa.
  6. Una pizca de pimienta y sal.

Es hora de ponerse a cocinar. Para ello lo primero que tienes que hacer es poner a freir las patatas mientras en otra sarten más pequeña vas haciendo el bacon poco a poco, aunque también puedes meterlo en el horno a baja temperatura durante 20 minutos, lo que le permitirá perder parte de la grasa.

Mientras el resto de comida se va cocinando, puedes comenzar con la preparación de la salsa. Mezcla primero la nata, el zumo de limón y la mayonesa. Cuando ya este todo junto, añádele las especias.

Una vez que las patatas están fritas, escurrelas sobre un papel de cocina y dejalas reposar mientras coges un recipiente grande y que puedas meter en el horno.

En el añade las patatas con toda la salsa repartida y, luego, el queso por encima. Por último, echa el bacon medio cocinado y mételo en el horno a temperatura media (180º) hasta que el queso quede fundido, momento en el cual subir la temperatura a 250º para que se gratine tanto el queso como el bacon.

Servir caliente y, por fin, ha llegado la hora de devorar.

Pinchos de albóndigas asiáticas

Las albóndigas son una receta con una enorme cantidad de variantes y recetas diferentes, ya que el ser una comida relativamente sencilla (una bola de carne) admite múltiples variantes y permite a cada uno introducir ingredientes nuevos y diferentes.
Aquí en España es común que las albóndigas tengan un tamaño relativamente grande, siendo necesario partirlas, pero la variante asiática de este plato se elabora con bolas de carne más pequeñas, siendo perfectas para elaborar pinchos.
Aprovechando el tirón que está experimentando la cocina asiática, vamos a ofrecer la receta para preparar este rico plato tan tradicional, pero con un toque exótico.Dibujo

Ingredientes:

  • 440 gramos de carne picada de ternera
  • 2 rebanadas de pan de molde integral
  • 130 ml de leche
  • 1 cucharadita de zumo de limón y un poco de ralladura
  • 3 cucharaditas de salsa de soja
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de cilantro molido
  • 1 trocito de guindilla seca picada (según tolerancia)
  • 1 huevo
  • pimienta negra
  • aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Lo primero es trocear el pan de molde y cubrirlo con leche dejándolo empaparse durante unos 15 minutos, tras lo cual se retira el exceso de líquido y, en un cuenco, aplastar con un tenedor la masa de pan de molde resultante. En el mismo recipiente añadir la carne picada, el zumo de limón y un poco de la ralladura y mezclar. A ésto le incorporamos el jengibre, el ajo, cilantro, la salsa de soja, un toque de pimienta y la guindilla muy picada y, en función de lo picante que las queramos, quitar o no las semillas.
Batimos un poco el huevo y lo incorporamos mezclándolo todo bien pero no en exceso.
Ya lo tenemos listo, sólo falta moldear la masa resultante con las manos y freír en una sartén con aceite hasta que queden doradas y crujientes.

Con ésto obtenemos un rico plato que sorprenderá a todos los comensales, fácil y rápido de preparar que seguro gustará a toda la familia. Como recomendación para la presentación, sugerimos ensartar en un pincho 3 o 4 albóndigas y servir como aperitivo, o bien como segundo plato acompañadas con una guarnición.

Grandes comidas para grandes eventos: Super Bowl 2016

EEUU siempre ha sido la capital del mundo de lo grandioso, los pioneros de hacerlo todo a lo grande. La pasión que muestran los estadounidenses con todo lo simbólico que haga referencia a su patria no tiene competencia en ninguna otra parte del mundo. Esta particular característica de la gran potencia se ve muy bien reflejado en los eventos deportivos, tan significativos a nivel internacional.

El otro día tuvo lugar una de esas citas que traspasa las fronteras de Norteamérica para terminar calando en todos los confines de la Tierra. Nos referimos a la Super Bowl, que este año celebraba su 50 aniversario.

Un evento de estas características reúne a millones de grupos de amigos y familiares para presenciar el espectáculo desde sus casas, siempre que no sean de los privilegiados que acudan al estadio. Esta clase de citas termina contagiándose en un ambiente festivo que, como todas las celebraciones, vienen acompañadas de grandes comilonas. Los datos de audiencia de este año registraron la friolera de 112 millones de espectadores. ¿Se imaginan cuánta comida se ha consumido en total? Pues aunque la pregunta parezca un disparate, lo cierto es que hay diferentes estudios que señalan algunas cifras aproximadas sobre el asunto que nos concierne.

Lo primero que se puede interpretar de estos datos es que, efectivamente, en torno a un deporte tan típicamente americano, se consigue reunir los más clásicos estereotipos de la potencia mundial. Dicho en otras palabras, lo que se dispara de manera más que significativa es el consumo de comida basura, tan propia de nuestros amigos del otro lado del Atlántico. Para que se empiecen haciendo una idea, el Consejo Nacional del Pollo (sí, eso existe) estimó, antes del esperado evento, que se iban consumir 1.300 millones de alitas de pollo durante la Super Bowl. Los productores de guacamole también hicieron los deberes y cuantificaron el consumo de su producto en 9 millones de libras.

Los datos anteriores abarcan todo el territorio estadounidense, pero la cantidad de comida que se ingiere en el mismo estadio tampoco en un asunto baladí. El año pasado se vendieron en las gradas más de 11.200 raciones de patatas fritas, 8.500 unidades de alitas de pollo y unos 55.000 perritos calientes. Resultado: ganan las salchichas por goleada. A todos estos productos hay que añadirles las salsas y bebidas… ríanse ustedes de la operación bikini post navideña.

En cualquier caso el evento fue todo un éxito y los caprichos culinarios no vienen mal de vez en cuando. Si son capaces de comer a lo grande, esperemos que también sean capaces de cuidarse a lo grande cuando pase la fiesta.

Dulces fáciles para Navidad

Hoy es el día: queda menos de un mes para Navidad.

Si bien el clima no nos ha acompañado hasta hace poco y parecía que las temperaturas suaves iban a llevarnos de la mano hasta tan señaladas fechas, los más previsores empezaron sus compras navideñas hace ya un tiempo, dando de lado a las subidas de precio, colas y prisas típicas de la época.

Para los que también quieren ser previsores en cuanto a la alimentación y quieren disfrutar y ofrecer a sus huéspedes los mejores dulces posibles sin invertir en ello mucho tiempo ni dinero, desde la cocina hemos seleccionado algunas ideas:

Bombones roca de almendra:

Ingredientes para dos docenas aproximadamente: 

250 g de almendra granillo tostada, 250 g de cobertura de chocolate a nuestro gusto (negra, con leche o blanca), 25 g de manteca de cacao.

Cómo hacer bombones roca de almendra:

Comenzaremos preparando dos bandejas de pastelería forradas con láminas de silicona o papel de horno. Seguiremos derritiendo el chocolate troceado en un cazo al baño maría, cuando lo veamos que se ha derretido añadimos la manteca de cacao y removemos con una cuchara de madera hasta que también se disuelva. Separamos del calor.

Añadimos la almendra en granillo y removemos hasta que esté totalmente empapada por la mezcla del chocolate. Entonces, con una cuchara o un racionador de helados mini, iremos haciendo encima de la placa unos montoncitos del tamaño que queramos nuestros bombones y lo más parecidos posible. Dejamos enfriar a temperatura ambiente toda una noche para qué solidifiquen. Al día siguiente los levantamos separándolos de la lámina de silicona o el papel y los guardamos en una caja de lata hermética.

Además, esta receta nos permite hacer el número que queramos, solo hay que aumentar proporcionalmente los ingredientes, mismas cantidades de chocolate que de almendra, y la manteca de cacao esos mismos gramos pero quitándole un cero. Fácil, ¿no?

Natillas de turrón:

Ingredientes:

500 ml de leche entera, 2 cucharadas de maizena, 5 yemas de huevo, 160 gr. de turrón blando, Una cucharada de azúcar

Cómo hacer las natillas de turrón: 

En una cacerola ponemos la leche (reserva media tacita de leche)  junto con el turrón cortado en trocitos para que sea más fácil que se derrita, a fuego medio. Cuando veas que ya está derretido, lo retiras.

Separa las yemas de las claras y cuando retires la leche del fuego, las incorporas y remueves enérgicamente para evitar que se cuajen, así conseguiremos que queden incorporadas.

Volvemos a ponerlo al fuego y añadimos la mezcla de la maizena con la leche (tiene que estar bien disuelta, sin grumo alguno). Os he marcado el azúcar con un * para que probéis vosotros mismos las natillas y veáis si están a vuestro gusto o preferís echarle un poco de azúcar.

Lo dejáis durante 15 minutos a fuego bajo para que vaya espesando y sin dejar de remover. Después, pasado este tiempo, si veis que las natillas comienzan a estar más densas, lo retiráis y lo colocáis en los recipientes individuales que hayáis escogido o en los vasitos.

Trufas de chocolate:

Ingredientes:

200 gr. de chocolate de cobertura, 50 gr. de mantequilla derretida, 75 ml. de nata líquida para montar, un chorreoncito de coñac o Grand Marnier y cacao en polvo.

Cómo hacer las trufas de chocolate:

Funde el chocolate de cobertura al baño María. Para ello, pon a fuego suave una olla con agua hasta la mitad. Sobre esta olla colocaremos un bol con el chocolate. Ir removiendo de vez en cuando.

Una vez tengas el chocolate bien fundido y fluido, agrégale la mantequilla derretida y la nata. Remueve cuidadosamente. Por último, añadir el licor.

Cuando ya estén todos los ingredientes bien integrados, deja enfriar la mezcla resultante e introduce en el frigorífico durante al menos una hora.
Transcurrido el tiempo mencionado, y una vez se haya solidificado la mezcla de chocolate, forma pelotitas y pásalas por el cacao en polvo.

Coquitos o bollitos de coco:

Ingredientes: 

4 huevos, 150 gr de .coco rallado, 100 gr. de harina, 100 gr. de azúcar y una cucharadita de levadura en polvo.

Cómo hacer los coquitos: 

Bate los huevos con el azúcar en un bol hasta conseguir una mezcla homogénea y esponjosa. Entonces, añade a harina tamizada con la levadura y mezcla bien.

Por último, incorpora el coco rallado y continúa mezclando hasta obtener una masa cremosa.

Introduce la masa que acabamos de elaborar en una manga pastelera con boquilla rizada y deja reposar en el frigorífico durante un par de horas. Posteriormente, presionando la manga, ve formando los bollitos sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado.

Hornéalos a 180ºC durante 20 minutos, o hasta que estén doraditos.

…Y para los más peques:

Piruletas árbol de navidad:

Ingredientes para 12 piruletas:

300 gr de chocolate blanco fondant, palitos de piruletas o brochetas de madera, caramelos redondos de colores tipo lacasitos, manga pastelera, boquilla.

Cómo hacer piruletas de chocolate con forma de árbol de Navidad:

Colocamos sobre una bandeja papel de hornear bien estirado. Encima repartimos los palitos de piruleta separados lo suficientemente para dejar espacio entre un arbolito y otro. Derretimos el chocolate troceado al baño María, lo pasamos a una manga pastelera o bolsa de congelar y con una boquilla fina crearemos los árboles de Navidad.

Echamos un poco de chocolate sobre cada palo de piruleta para “agarrarlo” y luego comenzamos a crear el árbol haciendo tres hileras con el chocolate, empezando desde abajo y subiendo hacia arriba a la vez que estrechamos la zona chocolateada, así haremos el efecto abeto que buscamos.

Repartimos lacasitos de colores inmediatamente sobre cada árbol de Navidad para que se queden pegados. Dejamos secar varias horas hasta que el chocolate se endurezca antes de despegar las piruletas del papel. Debemos conservar en lugar seco, lejos de fuentes de calor.

Nubes-reno de chocolate:

Ingredientes para 12 renos:

12 nubes o mashmallows, chocolate de cobertura, bolitas de anís o de caramelo para los ojos, palitos de snack salados, colorantes alimentarios, palillos de madera

Cómo hacer renos de chocolate y nubes

Picamos en trocitos 100 gr de chocolate de cobertura, lo metemos en un bol y lo fundimos en el microondas en dos tandas de 45 segundos, vigilando para que no se queme. Lo batimos bien para que esté bien fluido.

Pinchamos las nubes o mashmallows en los palillos para poder manejarlos bien y los bañamos en el chocolate, girando el palillo para retirar el exceso y dejando que escurran bien para que no queden goterones. Dejamos las nubes cubiertas sobre papel aluminio o sobre plástico de cocina.

Colocamos sobre cada nube dos palitos de snack salados para simular los cuernos. También podemos usar los de pretzels, o cualquier palito crujiente que pueda hacer de cornamenta. Para fijarlos, utilizamos un pegote de chocolate fundido.

Colocamos dos bolitas de anís de color blanco sobre el chocolate para hacer los ojos y otra de color rojo para hacer la nariz. Si como yo no encontráis de color rojo, podéis usar una blanca y teñirla con colorante alimentario. Para las niñas de los ojos, usamos un pegotito de chocolate.

¡¡Disfrutad!!